El artículo 2° de la Ley 20.609, señala que se entiende por discriminación arbitraria toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile  y que se encuentran vigentes, incluyendo igualmente la restricción arbitraria negativa de derechos adquiridos en la calidad de docente, estudiante o funcionario de la universidad,  en particular cuando se fundan en motivos tales como la raza o etnia, nacionalidad, situación socioeconómica, el idioma, ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, la calidad y/o facultades que un individuo revista dentro de la comunidad universitaria, el sexo, la orientación sexual, la identidad de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal, y la enfermedad o discapacidad.  

También se considerará como discriminación arbitraria las actividades del o de la docente relativas a la planificación, interacción pedagógica, evaluación, retroalimentación de los aprendizajes e investigación, que involucren, a sabiendas, conductas de denigración para con las personas con quienes interactúan, basándose en factores tales como la edad, género, identidad u orientación sexual, raza, origen étnico, cultura, nacionalidad, religión, discapacidad, idioma o nivel socioeconómico.